Mayo 2007

29 de Mayo

Al igual que la última vez, me limito a mencionarlo. Mayo está lleno de días que me hacen recordar. Hoy hace tres años era sábado. Supongo que yo estaría con prisas para llegar a las 15:15 a la Terminal 2 del Aeropuerto de Barajas, mostrador 549, para coger el vuelo AB4741 desde la puerta D63 con destino Palma de Mallorca y finalmente Berlin.

Era evidente de que iba a ser algo fuera de lo normal, pero nunca imaginé que los efectos de aquel viaje perdurarían hasta dos años más tarde. Sin duda alguna eso fue en gran parte gracias a las dos cintas de video que grabó Santi. Supongo que cuando decidió llevarse la camara era con una intención muy distinta, pero sin saberlo, me hizo un gran favor.

Y no sólo él. Volviendo a ver algunos capitulos de ese video he recordado cuanto debo a las personas que aparecen en el. Aunque ha pasado tanto tiempo, sigo sin saber como agradecerselo.

La versión final: En Julio grabaré e imprimiré los DVDs que todavía debo...

Hoy hace tres años todavía quedaba una hora para que despegara el avión. Hoy hace dos años deje de estudiar para la Selectividad un rato, algo asustado de lo rápido que había pasado el tiempo. Hoy hace un año, grabé el primer DVD con la versión completa (La fecha coincidió por pura casualidad). Hoy...

Hoy las cosas no han cambiado demasiado. Lo que hace que recuerde esta fecha, lo que me impulsó a hacer la edición, lo que me da motivo para escribir esta entrada... es siempre lo mismo. Y da título a este blog.

Reclamación

Han tardado dos meses y veintisiete días en decirme que no. Una eficacia tremenda. A estas alturas daba por hecho que mi reclamación había ido directamente a la basura, pero ayer vi sorprendido que se habían dignado a contestarme. A mi, a un insignificante y despreciable alumno de segundo.

Continua, pero este intento de crítica al sistema de evaluación en la Universidad (O por lo menos en Teleco) es algo extenso: Recomiendo tomarse la lectura con tiempo y calma...

20 de Mayo

En principio pretendía poner una entrada relativamente extensa. Lógico. Tema complicado, entrada complicada. Pero después de escribir la introducción, es decir, cuando debía comenzar realmente el texto, me quedé sin palabras. No sabía por donde seguir. No tenía nada que escribir.

Más bien, no sabía como describirlo. Hace poco decía que sólo puedo "retener los datos objetivos" de las situaciones. Podría haber descrito en esta entrada esos datos, pero después de tanto tiempo importan poco. Lo que realmente me hubiera gustado describir es lo "subjetivo e irracional" que me impide ignorar el día que hace dos años estaba marcado en mi calendario con la palabra "Abifeier".

Por eso me limito a mencionarlo. Algunas veces consigo captar parte de esa subjetividad mediante una camara de vídeo. Pero aquel día no tenía ninguna camara, y de poco hubiera servido ya que para grabar el "video" que veo hoy al recordarlo habrían hecho falta bastantes más medios... Asi que está condenado a quedarse en mi imaginación, aunque algunos fotogramas existan en la realidad en forma de fotos.

Una de las fotos que más me hacen recordar...

Entonces me doy cuenta de que todo eso no es más que parte del pasado y que a lo mejor debería simplemente olvidarlo: "Don't follow..."

Precocinado

Siempre pasa lo mismo cuando mis padres se van de viaje en un puente. En general no me entero demasiado, excepto durante tres momentos críticos del día: Desayuno, comida y cena, ya que mi habilidad cocinera es tendiente a cero.

Aunque no es nula, que quede claro. He llegado a hacer un huevo frito. ¡Y llegó entero al plato! Eso si, algo chamuscado pero tampoco hay que pretender ser tan perfeccionista. También "domino" la pasta. Bueno, más bien no la domino nada: O me quedo muerto de hambre o hay macarrones para tres días.

Dado mi poco entusiasmo por el asunto, sólo me queda recurrir a lo precocinado. Cualquier otra cosa sobrepasa mis capacidades. Hasta me cuesta decidir cuanto tiempo poner el horno. En el envoltorio pone entre 10 y 15 minutos: ¡Ya podrían ser más exactos! Asi que finalmente me decanto por 12,5...

Creo que se supone que hay que mirar si después de ese tiempo está listo o no... Nunca lo he hecho; tal y como sale me lo como. A lo mejor descubro que durante años he estado comiendo pizza semicruda, pero eso es secundario. Mientras sea rápido, fácil y quite el hambre me vale.

Sin embargo ultimamente tengo la sospecha que dejo de tener hambre más bien por asco que por cantidad suficiente de comida. De hecho hasta no me doy cuenta de la hora de comer / cenar porque empieza a echarme atrás esa masa congelada... Tenga la forma que tenga. Estoy convencido que es todo lo mismo, sólo que luego le dan formas distintas: Pizza, canelones, lasagna, quiche lorraine...

O por lo menos todo sabe igual. Creo que debería tomarme en serio avanzar más allá del huevo frito, aunque parece "harto complicado": Hoy quise descongelar algo de "Cordon Bleu" (O eso ponía en la caja; cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia). En las instrucciones decía: "Caliéntese abundante aceite..."

¿Abundante? ¿Pero cuánto es abundante? Por lo menos podían definir la unidad y luego decir si es "1 abundante", "2 abundantes" o "(3 + 4j) abundantes" (Número complejo). Por ejemplo: 1 abundante = 0,1 litros en el Sistema Internacional. Sino es imposible aclararse, igual que con los minutos de preparación en el horno...

Menos mal que a partir de mañana vuelve a haber comida normal, después de cuatro días insufribles... ¡Creo que no soy capaz de tragarme un sólo congelado más! Además debería indicar a mis padres que en interés de la salud de su hijo no se vayan tan a menudo...

El congelador... ¡Menudo panorama más apetecible!

Madrid 3D

¿Donde? ¿Cuando? ¿Quien? Son preguntas objetivas. Un suceso ocurre en un determinado lugar, exactamente localizado por latitud y longitud. Ocurre en un determinado instante y durante un tiempo finito, medible con increible precisión. Y en ese suceso están involucradas ciertas personas, todas ellas con nombres, apellidos y demás datos que las hacen únicas.

Son datos. Información concreta. Lo contrario de lo subjetivo e irracional que carece de escala de medida ni punto de referencia. Y que no soy capaz de controlar. Por eso, en general, "se me va de las manos". Mis reacciones no son correctas. Tampoco son intencionadas. Sin embargo se convierten en realidad y tienen sus consecuencias. Pero puedo retener los datos objetivos de esas situaciones. Para localizarlas. Para no olvidarlas. Para aprender de ellas.

Google Earth permite responder a la primera de las preguntas: ¿Donde? Fotos detalladas de (casi) cualquier sitio. Lugares. Marcas espaciales. Un gran avance. Y hasta permite visualizar algunas pocas ciudades en 3D, de manera que todo se hace aún más real. Por supuesto, Madrid no está entre esas ciudades: Excepto algunos edificios importantes realizados en 3D por usuarios, el resto es 2D. Evidentemente, modelar ciudades en tres dimensiones es mucho trabajo.

Aún así, hace unos días me he llevado una sorpresa: ¡La guía QDQ ha diseñado tanto Madrid como Barcelona en toda su extensión en 3D! Todas las casas de la ciudad dejan de ser simples fotos planas y pasan a tomar forma. Desconozco su utilidad para encontrar empresas y teléfonos, pero es igual de entretenido que Google Earth para buscar sitios, sólo que con una dimensión más.

El error cometido al responder a la pregunta "¿Donde?" se reduce por lo tanto en una dimensión.

¡Mi casa también está en 3D! No está muy lograda, pero se reconoce algo...

Colegio Alemán de Madrid: El Zick - Zack es verdoso y hasta zigzaguea en 3D

Ciudad Universitaria: Iba a poner Teleco, pero está demasiado desfigurado...

Torres Kio: En los edificios importantes hasta coinciden las texturas...

Puerta del Sol: Una pena que las obras no estén también en 3D... :D

Plaza de Callao: En el centro de la ciudad el detalle de los edificios es bastante mayor

Más información en la página web de "Ciudad en 3D": http://3d.qdq.com/

Licencia para atropellar

"En la próxima intersección gire a la izquierda". El que iba delante también puso el indicador izquierdo y al llegar al cruce giró en esa dirección. Y yo  detrás de él, pensando que si él gira es que no viene nadie. Que iluso. Por supuesto venía alguien. "Haga una parada aqui a la derecha, el examen ha terminado..."

Eso fue hace casi dos semanas, cuando intenté completar por primera vez el segundo capitulo de la "Seguridad Vial" que comentaba en septiembre... Como ya intuía entonces, el asunto fue "todo un espectáculo". Sin embargo, hoy he tenido más suerte: Seguiré atropellando peatones, pero ahora con licencia para ello (Algunos autores también lo denominan "El poder de la L verde")

A este cruce en Móstoles le tengo un especial cariño desde el primer examen...

4.442 muertos, 21.859 heridos graves y 110.950 heridos leves  en el año 2005: El examen tiene su dificultad, pero parece que no sirve de mucho. Excepto para ganar dinero, como siempre. Todavía no tengo del todo claro si hoy he aprobado porque sabía conducir mejor que la vez anterior o porque me asustaba la idea de tener que pagar como mínimo 419 ? más para tener una tercera oportunidad.

Los muertos se cuentan a miles desde hace años, pero no parece impresionar demasiado

Pero realmente no ha sido por ninguna de las dos razones anteriores, sino por pura suerte. Seguramente ese es el problema: El examen no es más que un experimento aleatorio. Si las condiciones del tráfico son favorables, si no se presenta ninguna situación fuera de lo normal, si no se esconde ningún peatón detrás de un coche con un pie en el paso de cebra... se aprueba. Sino, en general, no. Yo he tenido suerte, he tirado la moneda y ha salido "Apto".

Ha sido un examen temprano: Hace mucho que no me levantaba a las 05:50. Ha sido un examen corto: Tan sólo 10 minutos para jugarme 419 ?. Ha sido un examen tenso: En una vuelta por Móstoles justo antes cometí varios errores graves. Ha sido un examen poco oportuno: Me ha obligado a perder clase, con lo que cuesta recuperarla. Ha sido un examen forzado: Con los exámenes de Junio tan cerca no podía posponerlo.

Pero sobre todo ha sido un examen doble: La ironía de Irene. La sensación de que todo va bien / que todo es "normal". ¿Y cuál es la ironía? Que es una situación falsa: Tan rápido como se crea, se desvanece.

Desconocidos conocidos

08:16. Arturo Soria. Boca de Metro. Pasillos. Tornos. Escaleras. Anden. Tren. 08:33. Avenida de America. Anden. Escaleras. Anden. Tren. 08:50. Ciudad Universitaria. Anden. Escaleras. Tornos. Parada de autobus. F / U / G / 82. 08:58. Cuesta de Teleco. Edificio A. Aula A-134. "Hola Dani, buenos días". Todos los días lo mismo. A la misma hora. En los mismos sitios.

Y con la misma gente. La rutina hace que coincida todas las mañanas con ciertas personas. Los reconozco enseguida, como si fueran amigos desde hace mucho tiempo. A veces he tenido el impulso de saludarles, pero luego me acuerdo que no les conozco. No se quienes son. Ni que hacen. Ni como se llaman. Ni de donde vienen. Ni adonde van.

El Metro y el autobus fuerzan situaciones curiosas al haber tanta gente en tan poco espacio. Me resulta extraño tener a alguien tan cerca y tan distante al mismo tiempo. Conozco la expresión de la persona que tengo justo delante de mi, se en que parada se sube, se en que parada se baja, se que periódico lee todas las mañanas... Pero es desconocida.

Son desconocidos conocidos. Estoy solo pero acompañado al mismo tiempo. Por lo menos no es más que un "juego" para entretenerse por las mañanas que puedo terminar cuando quiera. A diferencia de la situación inversa, que me preocupa bastante más: Conocidos desconocidos. La diferencia con lo anterior es mínima, pero en este caso no es causado por el Metro. Ni por el poco espacio. Ni por las coincidencias por la mañana.

Es causado por mi mismo. Involuntariamente. A evitar. "Conocidos desconocidos" es demasiado largo. Me quedo con el "ghosts" de antes. Más sencillo.

Foto por moucho_negro (Obtenida de Flickr )