Agosto 2008

La torre

En navidades decía que alguna vez debería escribir una entrada más extensa acerca de la torre: Creo que ya la he mencionado varias veces, pero nunca he tenido tiempo para explicar exactamente de que se trata. Aprovechando que es la primera vez desde que escribo el blog que estoy en Alemania y tengo tiempo, intentaré describir este edificio histórico.

Pocos años después de que mi abuelo volviera a casa al terminar la Segunda Guerra Mundial y tras ser liberado de un campo de prisioneros, decidió comprar la torre: Se trataba de una ruina que estaba en medio del bosque, a unos seis kilómetros de la ciudad donde vivía mi familia. En los años siguientes restauró el edificio y lo utilizó como "casa" de fin de semana. Además investigó mucho acerca de los origenes de la torre y llegó a conlusiones muy interesantes.

La torre vista desde el borde del bosque

Aunque no se ha podido demostrar, parece ser que la torre fue construida originalmente por los romanos durante la conquista y ocupación de Germania: Si no recuerdo mal era parte de un campamento romano, pero no tenía la forma actual. El indicio más llamativo del origen romano es que casi todas las piedras de la torre tienen dos hendiduras, una a cada lado, que servían de punto de agarre para una grua de pinzas de la época romana.

Cuanto más tira el bloque hacia abajo, más aprietan las pinzas

Con la caída del Imperio Romano, la torre quedó abandonada y se convirtió en una ruina. No está demasiado claro que sucedió desde entonces hasta el año 1215, cuando la torre fue mencionada por primera vez en un documento como parte de una iglesia. Se trataba de la parroquia católica de St. Blasius, que se construyó probablemente con las piedras de la ruina romana. En 1560 se conviertió en la primera iglesia luterana del Palatinado, hasta que fue abandonada de nuevo en el siglo XVIII por falta de feligreses en la zona.

La torre se encuentra en el Aschbacherhof, que es una comunidad muy pequeña que se dedica a la explotación agricola de unos campos que me imagino que fueron ganados al bosque y que rodean la torre. Para la construcción de algunas de las pocas casas que hay en el Aschbacherhof se utilizaron piedras de la iglesia, de manera que el edificio principal desapareció y sólo quedó parte de la torre.

En los campos que rodean la torre suele haber caballos

Esa ruina fue la que compró mi abuelo en los años cincuenta: Faltaba el techo, parte de los muros y por supuesto las vigas de madera que habían formado las plantas del edificio. Para la rehabilitación de la torre hizo falta una obra relativamente importante que se hizo por fases y a lo largo de varios años. La torre quedó completamente renovada y habitable, con cuatro plantas y el espacio bajo cubierta.

Fases de la reconstrucción según un dibujo de mi abuelo

Gran parte de la obra fue realizada por una constructora, pero mi padre siempre cuenta como mi abuelo también hizo trabajar a sus dos hijos durante muchos fines de semana en cosas pequeñas: Por ejemplo, pusieron toda la valla que rodea la parcela de la torre. Si no me confundo, al principio mi abuelo no compró demasiado terreno, pero más adelante amplió la parcela. Tampoco es que sea muy grande, pero suficiente para celebrar ahí grandes reuniones familiares al aire libre.

La planta baja de la torre es bastante alta, ya que antiguamente fue parte de la iglesia. En el lado que estaba pegado al edificio principal había una apertura en forma de arco para permitir el acceso a la iglesia desde la torre. En la reconstrucción se cerró, pero se mantuvo la forma. En el hueco se pusieron unas vidrieras, que evidentemente no son originales. Además la planta baja cuenta con una minicocina, una mesa para comer y un baño.

La cocina es más bien un nicho: Sólo cabe una persona

Ventana reconstruida en el hueco del arco de la iglesia

Durante una época mi tío utilizó la torre como estudio, instalándose en una plataforma que se colgó a media altura de la planta baja para aprovechar el espacio. Desde que mi tío ya no trabaja ahí, la entreplanta ha tenido varios usos, pero ultimamente sirve de trastero. Al pie de las escaleras que suben a la primera planta hay una nevera e incluso un calentador para la calefacción ( :icon_exclaim: ) y el agua caliente.

La plataforma cuelga de la enorme viga que se ve arriba

La primera planta es una especie de cuarto de estar con una chimenea y un armario lleno de libros. Al igual que la planta de baja, las paredes no están revestidas, es decir, se ven las piedras con las hendiduras para la grua de pinzas. Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención de la torre es el considerable espesor de las paredes, que se puede comprobar en los huecos de las dos ventanas que hay en esta planta.

La escalera de subida al primer piso es la única que es de piedra

No recuerdo haber visto nunca la chimenea encendida

Aunque las paredes siguen siendo de piedra, la estructura de los pisos superiores es de madera. La segunda y la tercera planta son un único espacio de doble altura y son el dormitorio de la torre: En cada una hay dos camas y varios armarios. Debido a que el hueco de doble altura es bastante grande, la superficie de la tercera planta consta unicamente del sitio para las camas y de un pasillo abierto que bordea el hueco. Siempre tengo algo de vértigo al andar por ahí, ya que la barandilla es bastante baja...

Doble altura en el dormitorio y parte del pasillo que bordea el hueco

Sin embargo lo que realmente me da vertigo es subir a la planta bajo cubierta, ya que se accede mediante una escalera retráctil que se apoya en ese pasillo. Arriba hay un trastero repleto de cajas polvorientas en las que hemos llegado a encontrar los cuadernos del colegio de mi padre... Hace varios años que no subo ahí arriba, pero no creo que haya cambiado mucho.

Como cualquier edificio histórico que se precie, la torre también ha tenido un fantasma. No es de extrañar, ya que fue parte de una iglesia con cementerio durante seiscientos años. En la restauración se encontraron varios restos de lápidas, que se incluyeron en una de las paredes exteriores de la torre para que se puedan ver. La aparición del fantasma fue hace unos tres o cuatro años.

Lado de la torre que estaba pegado al edificio principal de la iglesia

Ese verano mis padres estaban solos en la torre, ya que yo estaba haciendo de intérprete para mi tía en un viaje por Austria. Como siempre, mis padres dormían en la tercera planta, que está justo debajo del bajo cubierta. Mi madre estaba despierta, ya que tiene insomnio, cuando de pronto se oyeron pasos en el suelo de madera del piso de arriba. Poco después resonaron golpes desde detrás del revestimiento de madera de las paredes, justo al lado de las camas.

Mientras mi padre roncaba apaciblemente, mi madre estaba muerta de miedo. Los ruidos, golpes y pisadas se repitieron varias noches consecutivas hasta que de pronto cesaron. La explicación resultó ser bastante sencilla: Lo más probable es que se colara una ardilla o animal similar en la planta bajo cubierta y no pudiera salir. En su desesperación entró en el hueco entre la pared de piedra y el revestimiento, ocasionando así los golpes que aterraban a mi madre. En cualquier caso no se ha repetido desde entonces...

Además hace años se realizó una excavación en la zona donde estaba el cementerio, de manera que no queda nada. La única lápida que se pudo reconstruir muestra dos corazones y una frase incompleta en latín: Aparte de eso no hay nada temeroso en la torre. Antes que a los fantasmas, hay que temer a los visitantes indeseados, que ya han protagonizado varias historias divertidas.

Sólo se encontraron fragmentos de la lápida: El resto es una reconstrucción

El otro día contaba mi primo como tras pasar la noche en la torre con unos amigos, salió por la mañana al jardín y empezó a encontrarse gente. Al principio no reaccionó, ya que estaba medio dormido, pero después de cruzarse con diez personas, empezó a sospechar. Resulta que se trataba de un autobús entero de turistas que habían decidido visitar el monumento. Cuando mi primo les explicó que no podía ser porque la torre es privada, encontró resistencia: "¿Como? ¿Privada? ¡Imposible, si es una iglesia! ¡Hemos recorrido 600 km hasta aquí, asi que vamos a verla por dentro!".

Según mi primo el camino de entrada a la torre estaba lleno de turistas

Increiblemente la gente se enfada mucho cuando les dicen que no se puede visitar: Mi padre cuenta que hace muchos años llegó un día un padre con su hijo. Cuando el padre se enteró que no podían ver la torre, le gritó a su hijo en tono militar y enfadado: "¡Papel y lápiz, apunta!" - El chico sacó un bloc de notas - "¡Efectos del capitalismo! ¡Doble punto! ¡Privatización!". Eso se lo han echado en cara a mi familia varias veces, pero también es cierto que si mi abuelo no hubiera comprado la torre, seguiría siendo una ruina.

Creo que la torre es algo curioso y por ello me encantaría compartirlo con mis amigos, igual que lo hacen mis primos cuando organizan ahí todo tipo de fiestas, celebraciones y encuentros. El único problema es que está un poco lejos de Madrid, pero puede que en algún momento se de la ocasión... Hasta entonces espero que esta entrada sirva para que os hagáis una idea de la torre: En cualquier caso, estáis todos invitados! :)

Apellidos

Esta noche pretendía escribir una entrada acerca de la torre, que creo que ya he mencionado anteriormente. Mi intención era incluir parte de la historia del edificio, pero algunos detalles ya se me han olvidado. Por lo tanto intentaré publicar la entrada dentro de unos días, cuando haya repasado las investigaciones históricas que hizo mi abuelo hace años.

A cambio pongo algo irrelevante, pero curioso: En Alemania cada persona suele tener un sólo apellido, que es el de su padre. El de la madre se pierde, ya que en principio al casarse cambia su apellido por el de su marido: Por supuesto eso ya no es obligatorio, pero sigue siendo habitual. Por lo tanto no se puede hacer una lista de apellidos como en España, donde en teoría se conservan todos aunque sólo se utilicen dos.

Sin embargo mi tía trajo ayer un árbol genealógico que pudo hacer gracias al "Ahnenpass" que tuvieron que elaborar mis abuelos obligatoriamente  durante el "Tercer Reich" para demostrar su ascendencia aria: El árbol llega hasta el siglo XVIII. Con esos datos y los doce apellidos que se sabe mi madre por su parte, he podido construir una lista bastante considerable.

 Árbol genealógico por parte de mi padre

El algoritmo para deducir la secuencia de apellidos a partir del árbol no es tan sencillo como pensaba, pero al final creo que la he construido bien. En cualquier caso, por si todavía no lo sabíais, este blog lo escribe

Adrian Carlos Loch Navarro Legrum Palanca Adam Mancebo Schröder Morales Lersch Ortíz de Zarate Sartorio Cañas Beinert Montoya Schroth Martínez Fortún Dietrich Lenguas Colling Gutierrez de Patiño Baldauf Guerrero Estrella Parst Wilson Knieriemen Pérez de Arrilucea Günther

Eso son casi todos mis apellidos hasta hace cuatro generaciones. Lo que más me ha llamado la atención es que aparezcan dos de origen inglés ("Colling" y "Wilson") y un nombre de pila como apellido ("Günther"). Es una pena que no sepa más por parte española, ya que por parte alemana tengo los datos de dos generaciones más :D. Eso sí, reconozco la absoluta inutilidad de esta lista...

¡Paris!

Ayer llegué a Kaiserslautern tras una acelerada visita introuctoria a Paris: En apenas 42 horas vimos algunas de las cosas más importantes de la capital francesa. Desde luego es una ciudad muy impresionante, de la cual hasta ahora sólo conocía la autopista de circunvalación por la que solemos pasar en el viaje a Alemania.

Desde esa autopista se puede llegar a ver la famosa Torre Eiffel: Esta construcción supuestamente provisional para la Exposición Universal de 1889 tiene una altura de 324 metros, es decir, es bastante más alta que por ejemplo los edificios del "Cuatro Torres Business Area" de Madrid. Aunque tuvimos que esperar en la cola más de una hora para poder subir, merece la pena porque las vistas desde arriba son espectaculares: Supongo que por esa razón el señor Eiffel instaló en la última plataforma de la torre su oficina para recibir visitas... :D

De noche se ilumina de azul y el haz de un foco recorre el cielo desde lo más alto

Me sorprendió que la cola para subir por las escaleras también fuera bastante larga, sobre todo considerando que a pie se puede llegar hasta la segunda plataforma que está a la altura correspondiente a unas 38 plantas. Por supuesto yo subí en el ascensor, ya que visitar el resto de la ciudad a pie cansa suficiente. Eso sí, una cosa que me llamó la atención al andar por las calles de Paris es que los semáforos parecen cronometrados: Apenas da tiempo a cruzar antes de que se vuelva a poner en rojo para los peatones.

Casi nunca da tiempo a cruzar una calle de dos sentidas de una sóla vez...

El único trayecto que hicimos en Metro fueron las idas y vueltas al hotel, que estaba bastante lejos del centro. Es cierto que las instalaciones del Metro son bastante antiguas, pero funciona mucho mejor que otros: Nunca entenderé porque en Madrid se empeñan en que los trenes se queden de vez en cuando una eternidad en las estaciones... También tuve la suerte de ver los trenes con ruedas de goma y de coger una línea con tramos elevados en vez de soterrados.

Al final las 42 horas dieron bastante de sí, ya que nos dio tiempo a ver por encima la Plaza de la Concordia, los Campos Elíseos, el Arco de Triunfo, el Palais de Chaillot, la Torre Eiffel, el Museo del Quai Branly, los Jardines de las Tullerías, el Museo del Louvre, las Playas de París, la Catedral de Notre Dame, el Ayuntamiento de Paris, el Centro Pompidou, la colina de Montmartre, la Basílica del Sacré C?ur, la Place du Tertre, el Moulin Rouge, las Galerías Printemps, la Opera de París y la Plaza Vendôme.

La estructura es exterior, de manera que en el interior queda un único espacio

El Arco de Triunfo se encuentra en el mismo eje que el Arco de la Défense

Evidentemente hay mucho que ver en esta ciudad y tendré que volver a visitarla con más calma. Por ejemplo no estaría mal entrar en alguno de los museos en vez de verlos sólo por fuera... En cualquier caso ha merecido la pena y me ha recordado la inmensa cantidad de ciudades / monumentos / sitios interesantes que hay repartidos por todo el mundo: Parece imposible verlo todo, pero... ¿alguien se apunta a más viajes para conocer al menos una parte de esa inmensidad? :)

El Palais de Chaillot visto desde lo más alto de la Torre Eiffel

Warwalking

Ayer llegué a San Sebastián tras seis horas de viaje en autobús. Al cerrar la casa tuve que apagar mi servidor, de manera que la galería de fotos no estará disponible hasta que vuelva. La verdad es que me alegro de haberme quedado esta semana en Madrid, ya que al final la he aprovechado muchísimo: Desde SingStar hasta Drupal, pasando por Soul Calibur 4, Alternate, la piscina y un paseo muy divertido.



Desde Moncloa hasta Avenida de América: El plano se lo he copiado a Dani...

Me hubiera gustado quedarme más tiempo, pero mis padres quieren seguir viaje hacia Alemania el lunes. La siguiente etapa es Paris, donde nos quedaremos dos noches. Hasta entonces estaré en San Sebastián, cuya única pega es que no tengo acceso a Internet desde casa, ya que todas las redes vecinas están encriptadas. Ante mi falta de experiencia práctica descifrando contraseñas de redes WiFi protegidas, he preferido recurrir al "Warwalking".

El "Wardriving" consiste en recorrer las calles de una ciudad en coche e ir localizando redes inalámbricas. Ayer me dediqué a algo que se denomina "Warwalking", es decir, lo mismo pero a pie. Gracias a mi llavero detector de redes WiFi desprotegidas encontré en seguida una tienda cuya red no está encriptada. Eso sí, tras cierto tiempo utilizando el portatil de pie en frente de la tienda tuve la impresión de que la gente me miraba inexplicablemente con cierta desconfianza.

Por suerte la señal llega hasta un banco cercano, de manera que puedo conectarme sin llamar tanto la atención. Es un poco incómodo tener que andar dos manzanas cada vez que quiero mirar algo en Internet, pero podría ser peor :D. Sin embargo ayer casi no me aproveché de esa red desprotegida, ya que tuve que volver pronto para llegar a tiempo a ver los primeros fuegos artificiales de la Semana Grande de San Sebastián.

Los fuegos artificiales iluminaban ayer la Bahía de La Concha

Atomic

Esta tarde el tiempo ha pasado volando: Casi sin que me diera cuenta ya estábamos cantando la última... Bueno, en mi caso lo de cantar es un eufemismo, pero al menos lo he intentado. Al final hemos probado casi todas las canciones del SingStar '80s: Desde "99 Red Balloons" hasta "Karma Chamaleon", pasando por "The Final Countdown", "Come On Eileen" y otras muchas.

Evidentemente no teníamos nada que hacer contra Froila y Olalla. Mi única esperanza era que Dani estuviera más o menos a mi nivel, pero resulta que al final se las sabía todas... Hasta la consola ha reconocido mi poca habilidad y se ha colgado emitiendo un pitido estridente en una canción entre Dani y yo :D. La única que se me ha dado más o menos bien ha sido "Atomic", que por supuesto es una de las fáciles:



La letra es de una complejidad tremenda: "Tonight", "Atomic" y poco más...

La comida, la piscina, las canciones en francés, el Pong del SingStar, las puntuaciones "Totally SingStar" de ellas, los intentos frustrados de ellos, la pulsera tejida a mano... Me gustaría no tener que irme tan pronto y durante tanto tiempo a Alemania :(

Casi no llego a tiempo después de haber puesto el temporizador...

En alemán se llama "Freundschaftsband", es decir, "Cinta de amistad": ¡Gracias! :)

Solo

Al igual que el verano pasado, en Agosto toca viaje familiar a Alemania: Ya hace un año describía el viaje en coche desde Madrid hasta Kaiserslautern, pasando una semana en San Sebastián. En principio este año no iba a haber mucha diferencia, pero al final he decidido quedarme unos días más y alcanzar a mis padres en San Sebastián a finales de la semana que viene.

Por lo tanto estaré solo en casa y creo que incluso en el edificio, ya que parece ser que los demás vecinos también se van en Agosto. Dada mi nula habilidad cocinera que ya he descrito en entradas anteriores, mi única preocupación son las comidas. El último gran ejemplo, que ya comenté en Tuenti hace unos días, tuvo lugar la semana pasada durante la Euskal:

En las instrucciones no decía nada de que hubiera que quitar el plástico...

Por supuesto mis padres me han dejado toda una lista de cosas que hacer, desde regar plantas hasta intentar arreglar de una vez el portatil familiar. Lo del portatil es incluso más complicado de lo que había esperado: Resulta que desde hace algún tiempo no se enciende la luz de fondo que ilumina la pantalla, de manera que no se ve nada. Parece ser que es un problema del sensor que detecta cuando se cierra la pantalla del portatil:

No se si fue buena idea cortar ese cable: Por ahora sigue sin funcionar...

Mi intención era haber escrito alguna entrada más esta semana, pero paradójicamente en plenas vacaciones no he tenido tiempo. La verdad es que los últimos días han sido interesantes: Dar clases particulares, elegir piezas de ordenador, jugar al VNC, arreglar redes, pasear, "Dual Coding" en JSTL, asombrarse de la llamativa remasterización de "La Guerra de las Galaxias", Punta Langosteira...

Por cierto, esta semana he subido las fotos de la Euskal Encounter 16 a la galería de mi servidor: Se pueden ver aquí.