Enero 2010

Una semana interesante

La semana pasada no pude escribir ninguna entrada, ya que me cortaron Internet en la residencia :( Después de varios días sin conexión, conseguí hablar por fin con el administrador de la red y enterarme de la razón del corte: unos días antes me había asignado manualmente a mi mismo una IP durante unos minutos, ya que el servidor DHCP no funcionaba, y parece ser que eso está prohibido. El switch cerró automaticamente mi puerto, que sólo puede ser abierto de nuevo por el admin. Por suerte, no puso demasiadas pegas para volverlo a abrir.

Después de lo que me pareció una eternidad, el lunes recuperé mi conexión. Ese día preparamos cena entre todos en casa: a sugerencia de Max, hicimos una tortilla en honor a Pablo, nuestro compañero de piso que en Diciembre volvió a Castellón tras entregar el proyecto fin de carrera. Era un experto haciendo tortillas, asi que intentamos seguir su receta al pie de la letra según lo que nos acordabamos. La verdad es que al final el resultado estuvo muy bien :)

La tortilla estaba acompañada de ensalada trielemento: maíz, tomate y atún

El martes fue un día complicado, ya que me convencieron para ir a ver Avatar por la tarde, a pesar de que tenía clase hasta las 19:30 y el miércoles tenía que estar de nuevo en la universidad a las 08:00. Fuimos a ver la versión en 3D y la verdad es que me gustó bastante: sobre todo me sorprendió que no se me hiciera larga, a pesar de durar más de dos horas y media. Eso si, en mi caso al menos, en cuanto estuve inmerso en la historia, apenas me daba cuenta del efecto 3D. En cualquier caso, la pelicula merece la pena!

Un poco antes ese mismo día, al principio me costó creer lo que veía. Fue una sensación muy extraña, casi irreal: de pronto, después de 1 año, 5 meses y 20 días, la pulsera se soltó. En cierta manera tuve suerte, ya que ocurrió en casa y no la perdí. Intenté volver a atarla, pero el lazo que hay en un lado del cierre ya sólo tiene un hilo que está muy débil, por lo que tenía miedo de que se rompiera del todo. Además, en caso de que hubiera conseguido atarla, podría perderla en cualquier momento sin darme cuenta.

Excepto el cierre, la pulsera está en buenas condiciones

Por ello decidí guardarla, después de llevarla ininterrumpidamente durante casi un año y medio: por suerte todavía tengo la segunda pulsera :) El martes pensé en volver a sujetar la primera mediante el único imperdible que tengo, pero creo que eso sólo hubiera roto aún más la pulsera. La verdad es que ambas me hicieron muchísima ilusión cuando ella me las regaló, por lo que siempre me ha encantado llevarlas :)

El miércoles tuvimos clase práctica de redes móviles: el ejercicio consistía en aprender a programar un sensor SunSPOT en Java. Se trata de un nodo  diseñado para formar parte de una red de sensores inalámbrica (WSN) con LEDs, acelerómetros, sensor de temperatura y conexión inalámbrica ZigBee. Como apenas nos dio tiempo a configurar los portatiles para poder programar el nodo, a cada grupo nos dejaron llevarnos uno para terminar el ejercicio en casa, a pesar de que cada SunSPOT cuesta más de 200 €!

De momento, he conseguido cambiar el color del segundo LED :D

El viernes estuve grabando con Pablo una demo de la practica que hemos hecho este semestre, ya que el martes tendremos que enseñar el video durante la presentación final. En principio sólo ibamos a grabar por la mañana, pero como era de esperar, al final tuvimos algunos problemas y estuvimos casi todo el día en el laboratorio. Esta mañana he subido el video a YouTube, asi que lo pongo por si a alguien le interesa: se trata de localizar un dispositivo dentro de un edificio analizando unicamente redes WiFi y BlueTooth.

A veces, mi inglés deja bastante que desear: el texto de los comentarios está aquí

La verdad es que ha sido una semana interesante: no se como será la próxima, pero de momento la lista de cosas importantes por hacer no hace más que crecer :( Ejercicios, estudiar, repasar clases, estudiar, mandar mails, estudiar, preparar presentaciones, estudiar, entregas, estudiar... Es decir, por ahora estoy bastante entretenido :D

Caídas

Mi blog no ha estado disponible en los últimos días debido a un problema con la empresa de hosting en la que está alojado el dominio 3pas.org que comparto con Phil y Medem: parece ser que a finales de esta semana excedimos la limitación en cuanto a uso de CPU y memoria RAM en el servidor que compartimos con a saber cuantos otros dominios. Esa ha sido la razón por la cual al acceder a mi blog aparecía un mensaje diciendo que la página estaba "suspendida".

Como de costumbre, la limitación en cuanto al uso de recursos aparecía en la letra pequeña del plan de hosting que contratamos. Sin embargo, parece ser que es una restricción habitual, por lo que con cualquier otro hosting hubiera pasado lo mismo. La unica solución es contratar un servidor dedicado, que suele ser prohibitivamente caro. Por suerte, estamos bastante seguros de que el exceso de recursos fue una situación puntual debida a un redimensionamiento de fotos hecho en el servidor.

Parece que hemos conseguido convencer al hosting de que no se va a repetir, pero de momento han movido el dominio a un servidor de pruebas durante una semana para comprobar que efectivamente nos comportamos bien. Si todo va bien, al final de la semana nos volveran a poner en nuestro servidor habitual: la única pega es que cada migración provoca que el dominio no esté disponible durante unas horas, ya que la dirección IP tarda un poco hasta propagarse por los servidores DNS.

Por lo tanto, es posible que en los próximos días mi blog vuelva a desaparecer, pero en principio debería arreglarse al día siguiente. Aparte de los problemas con el dominio, esta semana ha sido bastante interesante: entre tanto, ya se la fecha de dos de los tres exámenes que tengo este semestre. Ambos son a mediados de Marzo, por lo que todavía quedan unas cuantas semanas. Mientras tanto, sigo entretenido con entregas, trabajos y proyectos.

La fecha de entrega del proyecto en el que estoy trabajando es dentro de poco más de dos semanas, por lo que ayer estuve toda la tarde programando en uno de los laboratorios del departamento de Telemática. A las seis cierran el edificio de tal manera que se pueda salir, pero no volver a entrar. Además era viernes, por lo que todo el mundo ya se había ido y solamente quedabamos los tres que estabamos en el laboratorio. El resto del edificio estaba totalmente a oscuras.

En un momento dado, el que estaba con nosotros en el laboratorio desapareció, dejando todas sus cosas en la mesa. No recuerdo cuanto tiempo pasó, pero no nos preocupamos demasiado por ello. De pronto, escuché un ruido sordo en la ventana del segundo piso que estaba a mi lado. Al principio pensé que sería alguien que se divertía lanzando bolas de nieve contra la unica ventana iluminada que quedaba, pero al mirar por la ventana me llevé una sorpresa:

Desde la ventana: "Ich komm nicht rein!" significa "No puedo entrar!"

Parece ser que nuestro compañero había salido a la calle y ya no podía entrar: no se si antes intentó avisarnos con gritos o silbidos, pero hubiera sido inutil, ya que la calle estaba totalmente a oscuras y sólo se veía el contorno de la nieve. La única manera de la que lo consiguió fue escribiendo un mensaje con nieve en el suelo :D No se si fue lo más fácil, pero desde luego fue efectivo, ya que en seguida bajé a abrirle. En cualquier caso, fue muy curioso!

La ventana solitaria del laboratorio, tras la cual estabamos programando


El mensaje visto desde la calle

La vuelta

Las casi tres semanas en Madrid llegan a su fin, sin que casi me haya dado cuenta. El tiempo ha pasado volando! En estos días he descubierto una sensación que había vivido pocas veces hasta ahora: la alegría de volver a ver a las personas que tanto he echado de menos. Me gustaría poder quedarme más tiempo, pero tengo que volver al frío aleman.

Sin embargo, creo que eso es incluso algo bueno. Recuerdo que, cuando estaba en el colegio, le decía a mi padre que me gustaría que hubiera vacaciones todo el año. Su respuesta siempre era la misma: si no hubiera colegio, no sabría lo que son las vacaciones. Si no fuera a Darmstadt, no sabría la suerte que tengo de tener a mis amigos. Uno no sabe lo que tiene hasta que deja de tenerlo.

Tal y como decía en la última entrada, en estas tres semanas han pasado muchas cosas: algunas de ellas están reflejadas en las fotos de la galería. A diferencia de otras veces, estas Navidades no he ido a Alemania, por lo que he pasado Nochevieja en Madrid por primera vez en tres o cuatro años. Aprovechando que mis padres se habían ido, celebré fin de año en casa con algunos amigos :)

Me hizo mucha ilusión que al final pudieran venir todos y la verdad es que lo pasé muy bien: hicimos incluso el Bleigießen alemán, que consiste en calentar estaño hasta fundirlo y verterlo rapidamente en un recipiento con agua fría. Se supone que la forma resultante indica como será el año que empieza, aunque algunas veces es muy dificil conseguir interpretar algo :D

¿Qué podría significar esa forma?

A punto de echar el estaño al agua

También probamos el juego de adivinar personajes famosos que aparece en la pelicula "Malditos Bastardos", obteniendo resultados sorprendentes. Cada jugador recibe una carta con el nombre de un personaje famoso: los demás pueden leerla, pero él no. Para adivinar el personaje, debe hacer preguntas a los demás jugadores que sólo se puedan responder con "si" o "no". En la pelicula parece muy fácil, pero en la realidad casi nadie lo conseguía :D

En una ronda, había tres Blancanieves en la mesa :D

Al final hubo incluso chocolate con churros

Con tantos cuadros y sofás, apenas cabíamos en el cuarto de arriba

Ana y Medem probando los altavoces del salón con Spotify

El micrófono se debe a que probamos el Lips

Aunque acabo de llegar a Darmstadt, ya echo de menos aquella noche y todas las veces que he quedado con amigos estas Navidades: me hubiera gustado aprovechar aún más el tiempo en Madrid! Cuando estoy solo en Darmstadt, pienso un montón en esas personas y en todo lo que me gustaría compartir con ellas :) Muchas veces acabo dandome cuenta de que sólo son tonterías que no interesarían a nadie, pero en mi imaginación dan para largas conversaciones.

De momento, en Darmstadt hay mucha más nieve que cuando me fui en Diciembre. Ya no es una capa fina que recubre el paisaje de blanco, sino unos cuantos centímetros en los que se hunden las ruedas de los coches y de las bicis. Las maquinas quitanieve limpian las calles principales, pero en la via lateral que pasa delante de mi residencia es dificil distinguir el desnivel entre la acera y el asfalto. Eso si, las formas suaves producidas por la nieve son muy bonitas! :)