Diciembre 2010

Reencuentros

El 16 de Diciembre volví a Madrid, tras pasar los últimos tres meses en Alemania. Una vez más, el tiempo había pasado rápido y despacio a la vez. Por un lado, el proyecto fin de carrera me ha entretenido mucho, por lo que las semanas han pasado volando. Por otro lado, tenía la sensación de que habían pasado años desde que no veía a las personas que tanto echo de menos en Darmstadt. Ya han pasado 15 meses desde que empecé a estudiar en Alemania, por lo que a veces tengo miedo de que esas personas hayan cambiado tanto en ese tiempo que me resulten extrañas y desconocidas.

Poco después de que llegase, dimos un paseo por las cuatro torres

Sin embargo, de momento eso no ha ocurrido :) Aunque han pasado muchas cosas en esos meses y la situación ha cambiado por completo, me encanta reconocer de nuevo todo lo que tanto admiro de esas personas. Por supuesto, con el paso del tiempo voy conociendo nuevos aspectos suyos, pero no es una revolución, sino una evolución. Las últimas dos semanas han estado marcadas por los reencuentros, los abrazos, las cenas, los paseos, los chocolates... Independientemente de todo lo que rodea la Navidad, ésta época me encanta porque puedo volver a ver a la gente que en los últimos meses han estado a muchos kilómetros.

La foto está hecha desde la base del árbol de Navidad que han puesto en Sol

Al volver a Madrid también me doy cuenta de cosas de las que antes ni siquiera era consciente, como por ejemplo de todo lo que se puede visitar en esta ciudad y sus alrededores. El otro día fui a comer a Segovia para celebrar un aniversario redondo de la boda de mis padres. Aunque había estado hace unos años, casi no me acordaba de nada. El acueducto es realmente impresionante, el alcazar parece un palacio sacado de un cuento y las murallas son espectaculares! Como dice mi madre, no puede ser que haya visitado ciudades tan lejanas como Riga, pero apenas conozca las ciudades cercanas a Madrid.

En total, el tramo con arcos del acueducto tiene una longitud de casi un kilómetro

Apenas quedan unas horas para que termine el año. Al igual que el último 31 de Diciembre, no voy a recapitular los últimos doce meses, ya que lo importante son los próximos doce. Aún así, reconozco que me gusta guardar las memorias de lo que ha pasado. Una gran parte está reflejada en este blog y es accesible a través de los enlaces del archivo o del buscador. Otra parte está guardada en forma de billetes, entradas, tickets, recibos y otros recuerdos. Finalmente, mi calendario contiene anotaciones que funcionan como enlaces al pasado. Sin embargo, todo eso está bien donde está: guardado para la nostalgia del futuro.

Atardecer desde la muralla de Segovia

Pre-Navidad

Aunque no se si es cierto, tengo la impresión de que este año las Navidades en Darmstadt están siendo menos gélidas que el año pasado. La última vez llegamos hasta -18 ºC, mientras que esta vez no hemos bajado de -7 ºC. Hace poco agregué un widget a mi escritorio en Ubuntu que muestra la temperatura y el tiempo tanto en Madrid como en Frankfurt. Reconozco que a veces las indicaciones son similares: por ejemplo, hubo unos cuantos días durante los que sólo el signo separaba los -7º C de Frankfurt de los +7 ºC de Madrid :D Eso si, no mola ver un sol radiante en Madrid, mientras que aquí el programa ya indica una luna :(

Vista desde mi ventana la semana pasada

Ultimamente se hace de noche hacia las 16:30, por lo que los días parecen muy cortos. Debido a la falta de luz, ni me enteré la tarde que cayó la última nevada un poco más seria. Creo que este año ha nevado menos veces que el anterior, pero el frío se encarga de que la capa blanca que cubre Darmstadt en estas fechas dure bastante tiempo. Cerca de mi residencia hay un colegio, por lo que estos últimos días la parada de tranvía se convierte en escenario de una batalla de bolas de nieve cuando terminan las clases. Siempre me recuerda a los típicos problemas de física de tiro parabólico: por suerte, todavía no me ha dado ninguna bola :D

Como muestra el pie de Dani, había unos cuantos centímetros de nieve

El viernes de la semana pasada fue la celebración de cumpleaños de una amiga francesa que vivía antes en mi residencia y que conocí por casualidad hace algunos meses. Lo celebró en la residencia católica a la que se mudó en Octubre, dejando libre la habitación en la que ahora vive Dani :D A pesar de que apenas conocía a nadie, la verdad es que lo pasé muy bien en la fiesta. Esta amiga mía también está en un coro, por lo que en un determinado momento hicieron una prueba improvisada: fue realmente impresionante! Otra cosa que me llamó mucho la atención fue que el cura de la residencia también se apuntó a la celebración!

No tengo fotos de la celebración, así que más nieve :)

El domingo quedamos con Javier para ir a ver el "Weihnachtsmarkt" de Frankfurt, que es mucho más grande que el de Darmstadt. El "Weihnachtsmarkt" es una especie de mercadillo de navidad muy típico que consiste en un montón de casetas en las que venden principalmente dulces navideños, a parte del imprescindible "Glühwein", que es vino caliente para que la gente no se congele de frío :D Eso si, yo lo sustituí por una taza de chocolante caliente, que también sirvió para descongelar mis dedos. La verdad es que la visita mereció la pena, ya que el mercadillo estaba muy animado y había un ambiente estupendo!

La parte principal del mercadillo está frente al "Römer", el ayuntamiento de Frankfurt

Ayer también hubo celebración navideña en el departamento en el que estoy haciendo el proyecto. A pesar de que no somos muchos, en el departamento se mezclan unas cuantas nacionalidades, por lo que cada uno llevamos un plato típico: gracias a la inestimable ayuda de Dani, pude aportar dos tortillas de patatas :) Al final nos juntamos unas doce personas y estuvimos hablando tranquilamente a la luz de velas navideñas. Una de las cosas que más me gusta del departamento es que cada cierto tiempo hay actividades comunes de este tipo en las que se puede conocer un poco más a la gente :)

Términos más frecuentes en una de las clases de la implementación de mi proyecto

Hoy hemos tenido una comida muy curiosa, ya que hemos aprovechado una llamativa oferta que llegó el otro día a casa por correo. Según el folleto, se trataba de un restaurante que daba de comer hoy por 1 € a cualquier estudiante de master. Lo que no decían es que realmente lo organizaba una empresa que pedía a cambio unos cuantos datos para poder hacer interesantes ofertas de trabajo a los estudiantes. Por suerte, el único dato más personal que pedían era el número de móvil. Teniendo en cuenta que aun queriendo nunca me acuerdo de mi número alemán, existe la remota posibilidad de que me haya confundido al escribirlo ;) 

El restaurante estaba al lado del Karo 5 (Foto), la entrada a la TU Darmstadt

Como era de esperar, la bebida no estaba incluida, por lo que la sed se me pasó en seguida. Aún así, pedimos una pequeña botella de agua de 25 cl. La verdad es que la comida estaba muy bien: se podía elegir entre dos platos y ambos eran sustanciosos. Cuando terminamos, pedimos la cuenta, que ascendía a la astronómica cifra de 2,20 €. En ese momento pensé que por 20 céntimos también podríamos haber pedido otra botella de agua, pero ya fuera del restaurante me di cuenta del error al mirar la cuenta: se habían olvidado de cobrarnos la comida y sólo nos habían pedido los 2,20 € que costaba la dichosa botella! :D

Workshop

Hace algún tiempo, mi tutor del proyecto fin de carrera me propuso invitar a un profesor de una universidad del norte de Alemania que se dedica a investigar el tema en el que se basa mi trabajo de máster. La idea era presentarle el estado actual del trabajo para que nos diera su opinión y para buscar entre los tres nuevas ideas interesantes. Además, nuestro invitado es matemático, por lo que a lo mejor se ofrecía a echarnos una mano con algunas demostraciones que podrían complementar el trabajo que estoy haciendo. Me pareció una oportunidad estupenda, así que mi tutor le invitó para finales de Noviembre.

Ultimamente trabajo mucho con grafos: dentro de poco diré "I see graphed people"

Al final, mi tutor organizo el workshop para el viernes de la semana pasada. Sin embargo, el profesor invitado llegaba ya el jueves por la noche, por lo que mi tutor propuso que fueramos los tres a cenar junto con otros dos estudiantes que están haciendo el doctorado. Fuimos a una cervecería que está al lado de las oficina del departamento: nunca había estado, pero la verdad es que me gustó mucho :) A parte de comida típica, también ofrecían una cata de cervezas unipersonal, que consistía en unas cuantas jarras en miniatura de 0,1 litros con los distintos tipos de cerveza que ofrecían en el local :D

A la vista me parecen todas iguales, pero supongo que habrá diferencias en el sabor

A la mañana siguiente hubo dos presentaciones para todo el que quisiera venir, en las que el invitado y otro profesor de la Universidad de Lancaster presentaron sus últimos trabajos. Después nos quedamos sólo mi tutor, el invitado y yo, e hice una presentación corta de los resultados que había obtenido hasta ese momento. Tras la comida en un sitio de sandwiches, estuvimos comentando como se podrían demostrar los conceptos con las que trabajo en mi proyecto. La verdad es que fue un debate muy interesante: era increible ver como fluían las ideas y se creaban nuevas teorías en cuestión de minutos! :)

Esta última semana me he dedicado a implementar algunas ideas en un simulador

Nuestro invitado se iba en tren por la tarde, pero prometió echarle un vistazo a las demostraciones que habíamos sugerido. Pasadas las doce de la noche del sábado, mi tutor me reenvió un mail suyo en el que ya estaba planteado lo más importante del problema. El domingo al mediodía nos envió la solución completa y practicamente lista para incluirla en una publicación. Me quedé alucinado de lo rápido que había sido! Desde luego, la colaboración mereció la pena: en unas pocas horas, mi proyecto había adquirido un complemento muy valioso :) Eso si, evidentemente sólo puedo incluirlo como una referencia externa :D