Noviembre 2011

Premios

Tras entregar el proyecto fin de carrera en Marzo, mi tutor me propuso presentar el trabajo a una serie de premios para ver si conseguíamos alguno. Unos meses más tarde, recibimos las respuestas: el proyecto fue elegido ganador en dos casos, lo cual fue una noticia genial :) No me gusta anunciar a lo grande meritos propios, pero sí me haría ilusión compartir estos premios en el blog y asi compensar el no haber podido invitar a casi nadie a las entregas al haber sido ambas en Alemania. La primera fue el 5 de Octubre en Berlín y la segunda ha sido el miércoles de esta semana, 23 de Noviembre, aquí en Darmstadt.

En el proyecto me centré en el nivel de red, pero ahora también me dedico al nivel físico

El premio que recibí en Berlín seleccionaba a nivel nacional un proyecto fin de carrera relacionado con la informática. La entrega era parte de la conferencia Informatik 2011, e incluía toda una serie de premios, de los cuales el mio era el más modesto: había desde premios por trabajos de doctorado hasta medallas por toda una vida dedicada a la investigación. Aquel viaje fugaz a Berlín fue toda una experiencia, ya que además iba desde Madrid. Llegué el mismo día de la entrega con el tiempo justo para dejar las cosas en el hotel y seguir camino a la universidad técnica de Berlín, que es donde se celebraba la conferencia.

La entrega en Berlín era a las 14:00, asi que cogí un vuelo desde Madrid a las 07:15

Con razón, los organizadores estaban un poco nerviosos por si no llegaba, pero por suerte al final todo fue bastante bien :) Aparte del viaje y la noche de hotel, también me invitaron al banquete de la conferencia, que en este caso era una cena a bordo de un barco que recorría los ríos y canales que atraviesan Berlín. Al día siguiente volvía por la noche, así que aproveché para ver un poco la ciudad. A pesar de haber estado ya dos veces en Berlín, la ciudad sigue teniendo cosas que no conozco: esta vez subí a la cúpula de la catedral para admirar las vistas y visité el KaDeWe, un centro comercial histórico con más de 60.000 m².

Hotel en Berlín: me costó decidir en que lado dormir :D

El premio que he recibido esta semana es el Datenlotsenpreis, que selecciona un trabajo de Master y uno de Bachelor que estén relacionados con la informática, las matemáticas, la economía o el derecho. Se trata de un premio interno de la universidad, por lo que está limitado a estudiantes de la TU Darmstadt. En este caso, mi tutor del proyecto y del doctorado presentó una laudatio acerca de mi, luego me dieron el premio y finalmente hice un resumen de mi proyecto en diez minutos. Mi tutor ya me había avisado que tenía una idea especial para la laudatio, pero no me había dicho como iba a ser: cuando lo ví, me encantó! :)

La entrega fue en el karo5, un edificio que representa la entrada a la TU Darmstadt

En el caso de un premio, el objetivo de una laudatio es contar algo acerca de la persona que lo va a recibir para que el público le conozca mejor. La presentación de mi profe fue genial, ya que en vez de simplemente contar algo acerca de mi, hizo un simil entre mi vida y La Guerra de las Galaxias :D Poniéndome al nivel de Han Solo y con muchas de fotos de Madrid, Darmstadt y del Halcón Milenario, explicó mi origen hispánico, mis aficiones y mis logros hasta entonces. También había una aparición estelar de Chewbacca, que en el simil era el equivalente a mi profe :D Es decir, ya solo me queda encontrar a la princesa Leia ;)

Algunas transparencias de la laudatio

Durante la presentación, mi profe grabó las transparencias en forma de screencast con su voz de fondo, por lo que he podido guardar una copia de esa laudatio tan especial :) Además, también grabamos la entrega del premio en video e hicimos fotos, asi que está todo bien documentado. Me hizo mucha ilusión que también pudieran venir varios amigos del departamento y así poder compartir con ellos la alegría del premio. Después de las presentaciones había comida gratis, asi que no fue demasiado dificil convencerlos :D Con el premio también nos regalaron un ramo de flores, asi que vuelvo a tener plantas (vivas) en mi casa!

En cuanto llegué a casa le hice una foto a las flores, ya que no creo que duren mucho

Las postales

Las paredes de la habitación en mi antigua residencia estaban decoradas con un montón de posters de aviones, un mapa de Alemania, algunas fotos y, sobre todo, todas las postales que había recibido hasta entonces. Al mudarme al piso en el que vivo ahora, decidí no llenar las paredes con tantos posters, pero sí quería buscar un sitio para colocar las postales. En la residencia las pegaba con celo a la pared, pero al quitarlas, me di cuenta que el celo se llevaba la capa de brillo de la postal en donde había estado pegado. Por ello, quería evitar volver a pegarlas con celo para que no se estropearan aún más.

Schnuffel también da el visto bueno a la nueva decoración de mi cuarto

Estuve buscando una solución durante meses, ya que tampoco quería perforar las postales con chinchetas y quería evitar utilizar cualquier tipo de pegamento. Una amiga me dio la idea clave: la solución era construir un soporte de cartulina o papel que sujetara la postal como una mano que la agarrara. A su vez, la estructura se podía fijar a la pared con celo. Llevé la idea a cabo y al principio funcionó muy bien, pero el problema fue que la pintura de mi casa es un poco rugosa, por lo que el celo no pegaba bien y al final las postales se caían. En ese momento, mis padres me dieron la segunda idea clave: utilizar un marco.

Por suerte, la inquilina anterior dejó ganchos en la pared :D

Sin embargo, los soportes de papel que había construido resultaron demasiado endebles al intentar ponerlos en el marco. Por ello, las postales y el marco se quedaron sin colocar durante meses, hasta que la semana pasada encontré al fin la pieza que faltaba para la solución perfecta: las esquinas de fotos. Se trata de un invento muy antiguo que consiste en un soporte en el que se puede meter la esquina de una foto y que por el reverso es adhesivo. Poniendo uno en cada esquina, las postales se sujetan estupendamente al papel del marco. En el fondo, son como una versión profesional de los primeros soportes que tenía :D

El avión me recuerda que Madrid está a solo dos horas y media de aquí :)

Esta semana también he aprovechado para ver la pelicula de PhD Comics que ya comenté hace unos meses. Solo la proyectan en las universidades que lo piden, pero por suerte el Filmkreis de la TU Darmstadt la pudo incluir en su programa para este semestre. Probablemente, aquella noche el Audimax se convirtió en el lugar con más doctorandos por metro cuadrado de toda la región :D La pelicula me encantó! A pesar de basarse en catorce años de comics semanales, consigue contar una historia completa en poco más de una hora: las bromas académicas se suceden una tras otra :D Hace mucho que no me reía tanto en el cine!

Es una pena que de momento la pelicula no se pueda ver en Internet :(

Blog 101

Hace casi dos meses no me dio tiempo a escribir esta entrada y, aunque pueda parecer contradictorio, eso es una buena noticia. El 12 de Septiembre de 2011 se cumplieron cinco años desde que publiqué el primer post en este blog. Cada año intento conmemorar el aniversario con una entrada, pero nunca me había retrasado tanto. La razón está directamente relacionada con algo de lo que me di cuenta ayer: este es el primer fin de semana que paso solo en Darmstadt desde Julio, ya que todos los demás he estado de viaje o he tenido visita en mi casa. Y eso, es una noticia inmejorable :)

El primer fin de semana de Septiembre fuimos al "Kletterwald" de Darmstadt

Hasta ahora, siempre he intentado reflejar en el blog todas las cosas que me han hecho especialmente ilusión, como por ejemplo viajes o quedadas con amigos. Sin embargo, como ya escribía en Agosto, en los últimos meses han pasado tantas cosas que me gustaría compartir, que no me ha dado tiempo a describirlas aquí. Podría intentar recuperar todas esas entradas retrasadas, pero no estoy seguro hasta que punto eso tendría sentido. Por un lado, son historias que ya pertenecen al pasado, y cuanto más tiempo pase, más se atenuarán. Por otro lado, uno de los objetivos de este blog es mantener recuerdos bonitos.

La semana siguiente fuimos a Würzburg: aparte del palacio, también hay un castillo

Aunque estábamos en pleno bosque, yo no me fiaba de que aquel agua fuera potable :D

Mi intención al escribir entradas acerca de cosas que ya no son tan actuales es intentar captar las sensaciones y emociones de una determinada situación para poder "guardarlas" en una cápsula del tiempo en forma de entrada de blog. No se trata de obsesionarse con esas situaciones pasadas, sino almacenarlas de forma que las emociones asociadas a ellas no se atenúen irrecuperablemente. Habitualmente no suelo releer entradas antiguas, pero a veces dedico un tiempo a bucear por los recuerdos. Al final, es lo mismo que ojear álbumes de fotos analógicos, en los que al pie de cada imagen hay una pequeña descripción.

También fuimos a Munich: el Oktoberfest visto desde la cabeza de "Bavaria" :D


El agua del canal que pasa por el Englischer Garten va a una velocidad de vértigo!

Aprovechando que hoy escribo la entrada del aniversario, he echado un vistazo al "album" para releer lo que decía hace un año en el post equivalente. Aquella vez intenté explicar los sentimientos que me habían acompañado durante el primer año en Alemania. Muchos no eran bonitos y siguen presentes hasta hoy. En aquel momento, nunca hubiera imaginado que un año más tarde seguiría en Darmstadt. Tenía claro que quería volver a Madrid. A pesar de lo que escribía entonces, ahora estoy mucho más contento aún habiéndome quedado, lo cual debo en gran parte a mis amigos: su ayuda ha sido esencial! :)

A finales de Septiembre llegué a Madrid justo a tiempo para una cena de reencuentros


Durante el mes que estuve en Madrid, intenté quedar todo lo posible

En este último año han mejorado muchas cosas. Al haber terminado la carrera, ya no sufro la enorme presión que me autoimponía antes para estudiar. Trabajo en algo que me gusta, cobro un sueldo más que suficiente y tengo una casa en la que me encuentro muy a gusto. Sin embargo, lo que más me ha ayudado a olvidar casi del todo los vórtices de los que escribía el verano del año pasado, ha sido la felicidad y la alegría que me infunden mis amigos :) A pesar de vivir en Darmstadt, he tenido la suerte de poder compartir con ellos bastante tiempo en estos últimos meses: ¡ha sido una época estupenda!

También hice una barbacoa en mi terraza: me hizo mucha ilusión que todos vinieran :)

Aunque ya era Octubre, el día que fuimos al Parque Europa me quemé un poco!

Una diferencia clave respecto al año pasado es que he recuperado una serie de ilusiones. Aunque solo sean parte de mi imaginación, son una fuente de energía infinita. Sin embargo, las ilusiones suelen estar enlazadas con la esperanza, y la esperanza con el futuro. Intento evitar todo lo posible escribir acerca del futuro para no tentar al destino, ya que a veces basta anunciar un evento futuro para que luego algo lo evite. Esa es otra de las razones por las que la mayoría de entradas describen situaciones del pasado y que vuelve a dar sentido al nombre del blog, cuyo significando ha ido cambiando: "ghosts of the past..."

El último día en Madrid fue genial: fuimos al parque de El Capricho y al Juan Carlos I


Aquel día también escalamos: en la entrada solo ponían edad mínima, no máxima :P

Eso resume en parte la filosofía del blog que se ha ido desarrollando a lo largo de los últimos cinco años. Hablar del futuro es peligroso y mantener el ritmo con el presente es practicamente imposible, asi que los posts están inevitablemente anclados en el pasado. Sin embargo, la tecnología permite reducir cada vez más la distancia entre pasado y presente: quien sabe, si el blog llega a cumplir un año más, puede que la próxima vez comente el aniversario puntualmente el 12 de Septiembre desde mi aún inexistente smartphone. Eso sí, manteniendo la filosofía que acabo de describir, no voy a hacer especulaciones :P

El fin de semana pasado fui a Paris, donde los colores del otoño inundaban los parques

El parque de Chaumont me encantó: hay una roca enorme con templo y puente colgante!