Mayo 2012

Housewarming Party

Mientras el tren se mueve a toda velocidad de vuelta a Frankfurt, por la ventana se ve mucho verde alternado con pueblos que vamos pasando. A veces hay marcas kilométricas al borde de la vía, así que he medido lo que tarda el tren en recorrer un kilómetro: si no me he confundido, 20 segundos, por lo que vamos a 180 km/h. Mientras escribo esto, la próxima parada es Ulm: ha sido una visita relámpago a München, pero sin duda alguna ha mereceido la pena. Aunque solo he estado una noche, he podido estar en la fiesta de inauguración del piso nuevo de mis amigos muniquenses :)

Cruzando esta parte de Alemania, se ven muchos bosques

La casa me ha gustado mucho y me he quedado con algunos detalles que a lo mejor copio para la mia, como por ejemplo luces LED que van cambiando de color: desde luego, durante la fiesta creaban un ambiente guay! Aún así, reconozco que más que las luces, lo que llevó mis sentidos a lugares desconocidos durante la fiesta fue una inocente patata frita. La gente había traido varias cosas picantes como regalo, pero nunca hubiera imaginado que fuera para tanto sin ni siquiera echarle una de las salsas: todo lo picante que había comido hasta entonces era Kindergarten en comparación :D

La luz puede ser constante, ir cambiando lentamente de color o estar en "Party-Mode"

Ha sido una visita corta, pero me alegro un montón de haber aprovechado la ocasión para ver a mis amigos :) Fue una decisión espontánea, pero cuando las oportunidades se presentan, creo que hay que aprovecharlas: suficientes veces no hay tiempo o ánimos para hacer algo, como para encima tentar al destino pensando que ya se hará más tarde. Hay practicamente infinitas cosas que hacer y sin duda alguna no da tiempo a todo, así que no hay tiempo que perder. Solo para conocer todos los pueblos y paisajes bonitos que veo pasar delante de la ventana del tren, haría falta una eternidad.

Adelantando un tren regional en el camino de vuelta

Entre tanto, hemos pasado la famosa estación de Stuttgart y el tren continua su viaje hacia Heidelberg. En lo que llevamos de trayecto, he visto dos cosas que me han descolocado. Por un lado, hemos adelantado a un tren de cercanías que estaba maniobrando en la estación de Stuttgart y que llevaba como pasajero a un hombre colgando de uno de los topes delanteros. Por otro lado, en dos estaciones relativamente alejadas creo haber visto al mismo hombre haciendo fotos a trenes: no se si son efectos tardíos de la patata frita o si ha sido el déjà vu mas real que nunca he tenido :D

Billete de tranvía para ir esta mañana a la estación de München