Enero 2013

El sueño

No suelo recordar lo que sueño, pero cuando me acuerdo, mis sueños a menudo reflejan mis miedos. Hace unas semanas soñé que estaba en una especie de recinto ferial con espacios enormes, muchas plantas y lleno de gente. Muchos eran desconocidos, pero cada poco me encontraba con amigos, ya fueran de Darmstadt o de Madrid. Sin embargo, entre toda esa multitud de personas, la buscaba a ella. Cada vez que me encontraba con alguien le preguntaba: "¿la has visto? ¿sabes donde está?". Y las respuestas eran: "sí, acaba de pasar por aquí y bajaba a la planta de abajo"; "pues creo que se fue por el otro lado"; "subió por ahí" ...

"The crowd", por baharyuksel en DeviantArt

Siguiendo las instrucciones, la encontraba a lo lejos, pero antes de llegar, siempre decía: "me tengo que ir, nos vemos, hasta luego!". Y se me escapaba. Y la volvía a buscar. Y se me volvía a escapar. Una y otra y otra vez, sin parar. "Pues la acabo de ver, debe estar por ese pasillo"; "acaba de irse por esas escaleras"; "debe estar a la vuelta de la esquina"... Se me escapaba como agua entre los dedos de las manos. Desperté aún con la tensión de la búsqueda y el recuerdo de aquel sueño me acompañó durante varios días. Sin duda, fue una manera muy interesante de mi subconsciente para hacerme saber el famoso "she is not that into you".

"Rushing", por norax3 en DeviantArt

Nota: el único objetivo de esta entrada es compartir un sueño realmente curioso. Aunque todo es cierto, no hay nada de lo que preocuparse :)

Smartphone

Hace cinco años escribía una entrada acerca del nuevo móvil que me acababa de comprar: era un Nokia E65, que sustituía al Siemens C35 que había usado durante seis años y que ya no podía con su alma. Para mantener el mismo ritmo en cuanto a cambiar de móvil, debería seguir usando el E65 un año más, pero la realidad es que desde que llegué a Alemania apenas lo uso, ya que no está liberado y lo sustituí por un dumbphone para poder tener un número alemán. Además, aunque el E65 ya tenía WiFi y navegador de Internet, la edad no perdona y ya tiene algunos achaques que lo hacen bastante poco práctico:

  • La batería pasa aleatoriamente y de golpe de estar llena a casi vacía
  • El navegador es incompatible con cualquier cosa que no sea HTML sencillo
  • No se conecta a redes WiFi desconocidas porque la lista de las conocidas es demasiado grande. En ese sentido, es segurísimo :D
  • No hay memoria suficiente para cargar la lista de redes y borrar alguna
  • Las aplicaciones tardan tanto en cargar que es como si no tuviera

El Samsung es insuperable como despertador: ruidoso y resistente a golpes :D

Dado que poco a poco el teléfono iba pasando de ser semi-smart a dumb, estas Navidades he decidido comprarme por fin un móvil contemporáneo. Tras mucho dudar, al final he elegido el Samsung Galaxy S3 con LTE. Libre, se entiende. La pregunta inmediata puede ser, ¿por qué no un iPhone? La respuesta es sencilla: es más caro, recibe peores valoraciones en todas las comparativas que he visto, no me gusta iTunes y los mapas me importan mucho ;-) A raíz de eso, en el departamento ahora me llaman Androidsky :D De momento estoy contento con el nuevo móvil, aunque todavía estoy descubriendo todo lo que puede hacer.

La pantalla es impresionante: los videos en HD parecen más HD vistos en el móvil :P

Lo de LTE es relativo, ya que por ahora las tarifas de datos 4G en Alemania son prohibitivas, asi que de momento no tengo pensado contratarlo. La verdad es que ya estaría contento con tener 3G, pero la operadora con la que estaba no quería mi dinero. Tenía prepago y quería cambiar a contrato con datos. Pues no, no se podía sin cambiar de número. Una semana de rifirrafe con el soporte. Que no. Que imposible. Pero si me iba a otra compañía, podía quedarme el numero sin problema. Pues nada, me fui :D Eso si, mientras que para el mismo tramite con el numero español han sido seis días, aquí están siendo tres semanas.

Aparte de llamarme Androidsky, también me toman el pelo con este cómic

Mi plan es mantener los mismos números que hasta ahora y cambiar de SIM al cambiar de país. Eso sí, aún no se como será el lío que se va a hacer WhatsApp cuando cambie de SIM como quien cambia de chaqueta, pero de momento ya estoy localizable en ese famoso colador de agujeros de seguridad y privacidad bajo mi numero alemán :P Aparte de estar más conectado, una de las cosas que más me interesa es la interacción con el entorno, ya que es uno de los temas de investigación candentes aquí en la universidad: desde encontrar el camino más corto hasta realidad aumentada, pasando por saber donde estoy.

El frío ya no es problema con estos guantes capacitivos que me regaló @_lolole :)

La entrada que escribí hace cinco años es una de las más comentadas del blog. A raíz de aquel cambio de móvil, un anónimo puso una serie de mensajes muy interesantes, en los que me recomendaba dedicar mi tiempo a otras cosas y no a la tecnología. Decía "apuntate a un gimnasio, haz algo de deporte, tomate unas copas de vez en cuando [...]. Al fin y al cabo, la carrera y las chucherias electronicas como estas no son nada en la vida." Aquel anónimo tenía razón entonces y cinco años después la sigue teniendo. Recordando esos mensajes, estuve a punto de no comprar el móvil. No se si he hecho bien.

Blumat

Poco antes de irme a Madrid por Navidades, me di cuenta de que las plantas que tengo desde hace unos meses estarían sin riego durante las casi dos semanas que he estado fuera. Ya las daba por muertas, cuando de pronto me acordé de Blumat. Se trata de unos conos de arcilla que se hunden en la tierra de la maceta y que están conectados por un tubo de plástico a una botella, de la que sacan agua. Los encontré en Internet, pero cuando me acordé ya era demasiado tarde para pedirlos. Volvía a dar todo por perdido, cuando se me ocurrió preguntar en la floristeria de al lado de casa y, bingo, ahí los tenían :)

También hay una variante electrónica, notablemente más complicada y mucho más cara

Sin embargo, con eso no estaban resueltos todos los problemas. Tal y como se ve en el esquema, una parte fundamental es el recipiente para el agua, aunque no es indispensable que tenga forma de pecera :P El día antes de irme caí en la cuenta de que no tenía nada que pudiera servir, así que a falta de alternativas compré tres botellas de agua mineral. Parece que el agua deluxe les ha sentado muy bien a las plantas, ya que al volver de Navidades seguían vivas, pero como se hayan acostumbrado al agua mineral de manantial, a la larga me va a salir cara la broma de las botellas :D

Blumat en el rosal. Al ser un tiesto muy grande, le he puesto dos conos.

La pecera sería más bonita, pero puede que deje las botellas para no tener que regar :D

Nada más llegar, también instalé dos regalos de Navidad que traía. Por un lado, tres imanes con forma de bocadillo de cómic en los que se pueden escribir recordatorios, como la lista de la compra o una receta. Por otro lado, un hub USB con forma de ciudad, en el que cada edificio es un puerto. Aunque no lo parezca, ha sido toda una mejora, ya que he dejado un puerto libre al alcance de mi mano cuando estoy sentado en el ordenador. Es decir, ya no tengo que levantarme, dar la vuelta a la mesa y agacharme cada vez que quiero enchufar un USB: puede sonar a tontería, pero es un lujo :D

He pegado los imanes encima de la campana extractora para verlos siempre que cocino

Más de una vez he dejado para más tarde enchufar un USB por pereza a levantarme :P