Noviembre 2013

Igualdad

Nada más llegar a Darmstadt, me llamó la atención que la universidad organizaba una LAN Party con el lema "Girls Only". Más tarde descubrí que se lleva haciendo varios años y que es una de las medidas con las que la universidad intenta luchar contra un problema preocupante: la desigualdad. De género, se entiende. Solo conozco la estadística de la escuela de informática, con tan solo 15% de alumnas, pero en ingeniería eléctrica el panorama es parecido. Dicen que Alemania es mejor en todo, pero desde luego en este tema no es el caso, a pesar de que la universidad hace todo lo posible por mejorar.

La misma temática se discute en otras universidades y paises

Al principio, las medidas de la universidad me desconcertaron, ya que aún no era consciente de las dimensiones del problema. Por ejemplo, no entendía otra de las iniciativas, que consiste en "Frauenfrühstücke", es decir, literalmente "desayunos de mujeres" para alumnas, profesoras, doctorandas y secretarias. Si el problema era la mayoría de hombres, ¿no era igual de malo fomentar actividades solo para mujeres? ¿No ampliaba eso aún más la brecha que se quería cerrar? ¿No era más lógico que hubiera el mismo número de hombres que de mujeres para acabar de una vez con una diferenciación sin sentido?

La programación, corazón de la informática, fue inventada por Ada Lovelace

No lo entendí hasta que vi el tema con perspectiva y me di cuenta de la enorme y aterradora magnitud del asunto. El objetivo de las actividades no es que la gente se deshaga de estúpidos prejuicios. Es algo mucho más fundamental. Ni se me había pasado por la cabeza que ese pudiera ser el problema: se trata de autoconfianza. La sociedad alemana inculca a la gente que las mujeres no valen para trabajos técnicos hasta el punto que ellas mismas lo creen. Es demencial: ¿como es posible que se fomente una idea tan absolutamente absurda? Da igual por donde se mire, no tiene pies ni cabeza.

Una máquina de Rube Goldberg es un buen uso para todos esos trastos rosas :D

No hay que buscar mucho para ver que ese prejucio de la sociedad no es cierto. En informática, empezando por Ada Lovelace, inventora de la programación, hasta Radia Perlman, apodada "madre de Internet" por desarrollar el Spanning Tree Protocol, pasando por Dina Katabi, catedrática del MIT que publica trabajo tras trabajo a cada cual más ingenioso e impresionante que el anterior. Lo malo es que aunque la universidad haga todo lo posible por evitar la desigualdad, solo puede luchar contra sus consecuencias. La raíz del problema está en otro lado: en una sociedad que parece anclada en la prehistoria.

últ. vez

El que diseñó la función de WhatsApp que indica cuando alguien se ha conectado por última vez debe ser sin duda una de las personas más retorcidas y crueles del mundo. Su único rival es el que decidió incluir en Facebook el famoso "seen" que indica cuando se ha leído un mensaje privado. A lo largo de meses he intentado encontrar un motivo razonable para esas funciones pero lo único que he encontrado es odio, schadenfreude y mala saña. No se me ocurre ninguna situación en la que esa información pueda ser de ayuda. Si al menos fuera un dato anodino, a nadie le importaría, pero es cizaña en su máxima expresión.

El video ya tiene su tiempo, pero sigue siendo genial

Se podría argumentar que sirve para saber si alguien ha leído un mensaje urgente, como por ejemplo un "llego tarde" o "estamos fuera". Si cada mensaje fuera un atraco a mano armada, como ocurría con los SMS, tendría su sentido: en vez de pagar un precio desorbitado para contestar con "ok", se podría ver directamente si el mensaje ha sido leído o no. Sin embargo, los mensajes son gratis. GRATIS. Por lo tanto el daño psicológico-emocional del dichoso "últ. vez" y del nefasto "seen" también es gratuito. Solo me puedo preguntar: ¿quien? ¿quien fue el iluminado al que se le ocurrió semejante desproposito?

Ya lo decía el CEO de Sun en 1999: "you have zero privacy anyway, get over it"

También se podría decir que esas funciones se han heredado de los chats tipo el difunto MSN Messenger o GTalk. Sin embargo, hay una fina pero muy importante diferencia. En un ordenador, que un usuario esté "online" solo quiere decir que hay una pantalla en una habitación en la que están apareciendo los mensajes, pero el destinatario puede estar en cualquier otra parte de la casa o viendo algo en otra ventana y por eso no contesta. En un móvil, "online" quiere decir que el destinatario tiene la pantalla delante de las narices y ha abierto la aplicación. No queda espacio para inventar consuelos a mensajes ignorados.

Solo le falta poner "seen and ignored" :P

No es que el tema me preocupe, ya que por desgracia hace tiempo que no envio mensajes cuya no contestación me vaya a desanimar: ¡ojalá! Sin embargo, me voy enterando de las complicadas técnicas para evitar ese desatino de "seen" o "últ. vez". Mi conclusión es que era un mal evitable. No hacia falta hacer tanto daño. Ni el Doctor Maligno y Blofeld juntos hubieran logrado tramar semejante plan para hundir en la depresión a tanta gente. Y a pesar de todo, WhatsApp y Facebook siguen teniendo un éxito arrollador porque en el fondo, a todo el mundo le gusta ver que un mensaje es contestado nada más ser visto.