Enero 2014

El último hilo

Hace una semana se soltó el último hilo que sujetaba la última de las tres pulseras que he tenido. Tras cinco años y medio seguidos llevándolas (20,83% de mi vida), los primeros días han sido extraños. He tenido la constante sensación de que me faltaba algo. Me había acostumbrado a pequeños detalles que de pronto han desaparecido, como por ejemplo tener cuidado al lavarme las manos o al ponerme guantes. Las pulseras siempre me acompañaban, incluso en la sauna ;-) La que se soltó hace una semana me la regalaron en Navidades de 2010. Me asusta darme cuenta que 2010 ya fue hace mucho tiempo.

La primera pulsera se soltó en 2010, la segunda en 2013 y esta tercera en 2014

El fin de la galería

Hace año y medio puse una encuesta en el blog preguntando lo que debía hacer con la galería de fotos: quitarla, ponerle contraseña o dejarla como estaba. No había habido ninguna queja, pero tenía la impresión de que no estaba bien poner fotos de otras personas en una galería abierta a todo el mundo. En su momento ganó la opción de dejarla tal cual, pero la alternativa de la contraseña también tuvo algunos votos. Debía respetarlos, así que desde entonces ha sido necesario crear una cuenta en el blog para acceder a las fotos. Aquello era muy complicado y llevo desde entonces buscando una solución más sencilla.

Esta era la pinta que tenía el blog el martes por la mañana :(

La solución se ha presentado sola a principios de esta semana. Tras varios avisos que GMail clasificó como spam, el martes nos bloquearon el servidor por utilizar demasiado disco duro: en total, 3pas.org ocupaba casi 30 GB, que a día de hoy la verdad es que no es nada. Una gran parte eran las fotos de la galería, asi que no me ha quedado más remedio que borrarlas. Es decir, la galería se ha acabado del todo. A cambio, he decidido sustituirla por una lista de todas las fotos que tengo, de manera que si alguien quiere una determinada carpeta, solo tiene que pedirmela. La lista se puede ver en el menú "Fotos".

En cada carpeta aparece el numero de fotos y el tamaño que ocupan

No es lo mismo que antes, pero creo que al menos sigue ayudando a descubrir y recordar fotos antiguas. Crear la lista de fotos no ha sido tan sencillo como parece, ya que he deducido que no hay ni un solo programa útil para ello. La mayoría crea listas planas con un terrible aspecto Web 1.0, mientras que el resto está desarrollado por gente que ha decidido cobrar por su mísero script la absurda cantidad de 29$ y venderlo en su página de Pepito's Software. Al final, uno tiene que programarlo todo uno mismo: basándome en un diseño impresionante de CSS Ninja, en media hora me he ahorrado los 29$.

Mantenerlo encendido cuesta 0,98 € al mes en electricidad: es asequible ;-)

Otra novedad es que he añadido un enlace en el menú al servidor del Raspberry Pi que me regalaron estas Navidades y que ayer conecté aquí en Darmstadt. De momento no ofrece muchos servicios, pero tengo un montón de ideas de lo que se puede hacer con el cacharro: ahora solo me falta encontrar el tiempo :D Una posibilidad sería utilizarlo para la galería de fotos que he tenido que quitar del blog, ya que conectandole un disco duro tendría capacidad más que suficiente. Sin embargo, para que de paso sirva de copia de seguridad, tengo en mente un NAS con RAID 1: otro de mis eternos planes en espera :P

En un aparte: mi consumo de salchichas ha descendido un 58.4% :D

Desconcierto

Me resultó extraño despertar en Darmstadt. Me costó volver a entrar en la rutina. Me confundí y cogí la taza que se parece a la que tengo en Madrid en vez de la que uso aquí. Se me hizo raro entrar en una bañera en vez de una ducha. Ya iba a salir de casa cuando me acordé de que el bus pasa con un horario fijo, pero me costó acordarme de las horas. Bajé con cuatro minutos de tiempo y a media escalera me di cuenta de que nunca llego con tan poco tiempo. El bus se me escapó en las narices. Estaba desconcertado y aún bastante dormido. Al ser 2 de Enero, las calles estaban desiertas. Era como un sueño.

Despedidas: el 1 de Enero amaneció gris, triste y lluvioso

A lo largo de la mañana terminé de despertar. En las dos semanas que había estado en Madrid me había olvidado de todo. En el trabajo todo me parecía distante, como si hubieran pasado años desde que estuve ahí por última vez. Y eso es muy bueno: significa que han sido unas vacaciones de verdad. Las he disfrutado un montón gracias a las personas con las que las he compartido :) Poco a poco me voy acordando de donde estaban las cosas en el supermercado, de cual era mi buzón en el portal, de que yo tenía que pedir cita en el médico y todo aquello que parece haber sido... el año pasado ;) Feliz 2014.

Lo bueno es que por encima de las nubes siempre hace un día esplendido :)