Abril 2015

El regreso

He vuelto a Madrid. Mi estancia en Alemania ha durado cinco años, seis meses, y un día: dicho así, casi parece una condena de cárcel :D Aunque durante mucho tiempo había tenido claro que quería volver, me costó tomar la decisión. Tenía la oportunidad de quedarme. Sin embargo, al final me di cuenta de que realmente no me quedaba otra alternativa que volver. No tardé en preparar un plan. Er primer paso ha sido terminar el doctorado. Probablemente ha sido el esfuerzo continuado más grande que jamás he logrado: la fase final ha sido año y medio de trabajo continuo, siete días a la semana, con una media de unas diez horas al día. Mi tésis se puede ver aquí (enlace).

Es tradición que los compañeros regalen un "birrete" hecho a mano al que termina :D

El finde después de terminar fuimos de excursión a un castillo impresionante :)

El segundo paso ha sido volver a Madrid. Al final, me dio pena. Irme no ha sido la solución perfecta, pero quedarme tampoco lo era. El ambiente en el trabajo estaba muy bien, y mi piso me gustaba mucho. Fue una sensación extraña vaciarlo hasta no dejar absolutamente nada. No es que valorara mucho vivir de forma independiente, pero me gustaba ver que era capaz de ello. De momento, he vuelto a casa de mis padres. He empezado a hacer orden en mi cuarto. Es un proceso lento: cada papel que ordeno, y cada caja que abro me inundan de recuerdos de una época que echo de menos, pero que ya pasó.

En el aeropuerto me recibieron de forma espectacular :D Nótese el comecocos!

El tercer paso es el más dificil de todos: recuperarme de la paliza de los últimos años y, sobre todo, recuperar todas las horas extra que he dedicado de forma voluntaria a trabajar, en vez de invertirlas en lo que realmente importa.