Junio 2015

Curso de fotografía

En viajes, a menudo he seguido una estrategia de fuerza bruta muy habitual: hacer chopocientasmil fotos y alguna saldrá bien. En un intento de mejora, esta semana he empezado un curso de fotografía, presencial y todo. Solo llevo dos clases, pero por ahora he deducido que las camaras son como los coches: se pueden "conducir" en automático, pero en manual mola mucho más ;-) Es decir, estoy en proceso de convertirme en una de esas personas exasperantes que tarda dos horas en hacer una foto, al cabo de las cuales los sujetos de la foto han pasado de sonreir alegremente a poner cara de desesperación. Pero la luz de la foto, fetén* :D

Esta foto de mi cuarto está hecha con todas las luces apagadas (Exposición 30 s)

Primer ejercicio de clase - ¿Y este tipo, por qué sale corriendo? (f/1.8)

¡Por el policia que le persigue! (f/1.8)

Mares en la luna (f/4, ISO-80, 1/200 s)

Paleta de colores de mi madre

* O no, para mayor disgusto de los fotografiados ;-)

Atasco

En coche tardo la mitad en llegar al trabajo que en transporte público, tráfico incluido: media hora en vez de una hora. Sin embargo, ya es la segunda vez que no lo aguanto más de una semana. Durante la hora punta, cada minuto en la M-30 o la M-40 es riesgo de accidente. Todo vale: adelantar por la derecha, conducir en zig-zag, cambiar de carril en mis narices, no poner intermitentes y, sobre todo, ser más rápido que nadie, da igual como. Paciencia cero. Si un carril queda bloqueado unos segundos por lo que sea, al siguiente le falta tiempo para meter el morro en el carril de al lado, da igual quien venga. Ya frenarán los demás.

Ni túneles ni más carriles: lo que le falta a la M-30/M-40 es esto :D (Foto (cc) Jodi)

Lo que me extraña es que no haya más accidentes. Sea como sea, mientras vaya en coche no puedo quejarme del tráfico ya que, como leí por alguna parte, uno no está en un atasco, uno es el atasco. Una vez más he llegado a la conclusión de que, por esa media hora, no me merece la pena enfadarme todas las mañanas.

Concisión

A menudo me pregunto de donde sacará la gente el tiempo para leer tanto, ver tal cantidad de peliculas, pasarse tantos juegos, o escuchar tantas discografías. He llegado a la conclusión de que debo ser lento. Lentísimo, de hecho. Es cierto que el último libro que he leído es largo: los famosos "Pilares de la Tierra". Lo empecé hace unos diez meses y lo terminé la semana pasada. Debo reconocer que el viaje diario a Leganés ha contribuido considerablemente. Aún así, ¿no se podía contar lo mismo en la mitad de páginas? Ni siquiera haría falta quitar las partes valiosas en las que se aprende algo acerca de la época.

Toda la trama del libro gira en torno a la construcción de una catedral

Sin embargo, todo lo demás es puro entretenimiento. No es que eso esté mal, pero la cantidad de páginas es exagerada: como se dice, al autor no le debió dar tiempo a acortar el libro para mejorarlo. La cita del libro que creo que mejor describe la historia es: "en ambos casos, la debilidad y los escrúpulos habían dado al traste con la fuerza y la crueldad". Sin duda, suspenso en realismo.