Enero 2017

País prohibido

Fue una llamada extraña. Era el banco. Había llegado una transferencia para mi, y decían que se habían perdido los datos, tales como país de origen y concepto. Supe enseguida que era la transferencia de un amigo desde Alemania. Me mandaba el dinero que me debía tras hacer las cuentas del viaje a Irán. Di todos los datos, y parecía que estaba solucionado. Tres días después me llama mi amigo: mi banco había rechazado la transferencia. Y el motivo no tardó en descubrirse. La razón era que el concepto era "Iran Trip". Y al parecer, eso es un problema. Repetimos la transferencia sin poner "Iran" en el concepto. Llegó a la primera.

Una mujer espera sentada frente a las ruinas de Persépolis

La Calle

Es la calle. La calle es lo que ha hecho que mis dos últimos viajes hayan sido tan distintos. He tenido la suerte de poder visitar Irán y la India hace unas semanas. Y en ambos casos, la aventura empezaba no al llegar a los monumentos que hubiera que visitar ni a los lugares que hubiera que ver, sino ya al poner un pie en la calle. Todo es distinto. A donde se mire, hay cosas nuevas que descubrir. No es que en Europa o Estados Unidos no pueda pasar lo mismo, pero las diferencias son más sutiles. Y aunque todos hayamos visto de todo en fotos, ver esas diferencias en su contexto revela una dimensión que las fotos no pueden reflejar.

Mercado en el centro de Bangalore (India)

Puestos de mercado improvisados, incluida sombrilla contra el Sol

Tuk-Tuks de transporte en el centro de Bangalore