Stamp World

Nunca hubiera imaginado que en casa hubiera una colección de sellos. Aunque los sellos sean algo ya casi anacrónico, tienen su encanto y evocan la nostalgia de paises lejanos. Sin embargo, la colección no estaba ordenada por países sino por colores: sellos rojos, sellos verdes, sellos amarillos, etc. Me recordó enseguida a los mosaicos de fotos que he hecho alguna vez. Y tras una tarde de Photoshop, Andrea Mosaic y mucha paciencia, he usado los sellos para crear un mosaico gigante que representa el mundo. Pongo abajo el resultado que he subido a Gigapan. Para ver los sellos, hay que hacer zoom. Mucho zoom ;-)


Lo más recomendable es poner el mapa a pantalla completa

And don't forget to mail early for Christmas ;-)

Persia

Era una oportunidad única. Perder el privilegio de viajar a Estados Unidos sin visado me echaba para atrás, pero ¿cuantas veces se tiene la oportunidad de visitar Irán con amigos y de la mano de un local? No es el típico destino en el que uno piensa para unas vacaciones. No lo dudé. Pedí el visado, compré el vuelo, y en Diciembre me subí a un avión con destino a Teherán. Ha sido una experiencia distinta y que sin duda ha merecido la pena. Pongo a continuación un enlace a una página hecha con Adobe Spark en la que he puesto las mejores fotos y unas cuantas anécdotas. Alternativamente, también pongo en esta entrada una selección de fotos.

Persia

Haz clic en "Read More" para acceder a la página con fotos y anécdotas del viaje (en inglés)

Techo con lucernarios en una casa histórica de Kashan

El Jardín de Eram en Shiraz es un ejemplo famoso de jardín persa

Higos en el bazar de Shiraz: un paseo por el bazar solía implicar probar mucha comida

Juegos de té a la venta en el bazar

Entrada a la mezquita del imán en la plaza de Naghsh-i Jahan en Isfahan

Patio de la mezquita con dos de los cuatro enormes iwanes que lo rodean

Hucha para donaciones: este tipo de huchas estaban por todas partes

Teherán está en la ladera de una montaña. El telecabina de Tochal sube a la cima.

Un vendedor de "street food" prepara nuestra comida en su mostrador

Cúpulas acristaladas en la azotea de un hamam en Kashan

Una mujer mira dudosa al horizonte desde la azotea del hamam

Interior de la sala principal del hamam de Kashan

Paredes cubiertas de infinitos fragmentos de espejo en la casa de un mercader de Shiraz

Techo cubierto de fragmentos de espejo en el palacio de Golestán, en Teherán

Taquilla para comprar las entradas a la mezquita del jeque Lotf Allah en Isfahan

Vista desde el palacio de la plaza Naghsh-i Jahan en Isfahan

Uno de los dos Lammasus que protegen la Puerta de Todas las Naciones en Persépolis

Columnas de Persépolis al atardecer

La mezquita de Nasir ol Molk en Shiraz es famosa por sus vidrieras de colores

Por las mañanas, el Sol entra por las vidrieras y tiñe las columnas blancas de colores

País prohibido

Fue una llamada extraña. Era el banco. Había llegado una transferencia para mi, y decían que se habían perdido los datos, tales como país de origen y concepto. Supe enseguida que era la transferencia de un amigo desde Alemania. Me mandaba el dinero que me debía tras hacer las cuentas del viaje a Irán. Di todos los datos, y parecía que estaba solucionado. Tres días después me llama mi amigo: mi banco había rechazado la transferencia. Y el motivo no tardó en descubrirse. La razón era que el concepto era "Iran Trip". Y al parecer, eso es un problema. Repetimos la transferencia sin poner "Iran" en el concepto. Llegó a la primera.

Una mujer espera sentada frente a las ruinas de Persépolis

La Calle

Es la calle. La calle es lo que ha hecho que mis dos últimos viajes hayan sido tan distintos. He tenido la suerte de poder visitar Irán y la India hace unas semanas. Y en ambos casos, la aventura empezaba no al llegar a los monumentos que hubiera que visitar ni a los lugares que hubiera que ver, sino ya al poner un pie en la calle. Todo es distinto. A donde se mire, hay cosas nuevas que descubrir. No es que en Europa o Estados Unidos no pueda pasar lo mismo, pero las diferencias son más sutiles. Y aunque todos hayamos visto de todo en fotos, ver esas diferencias en su contexto revela una dimensión que las fotos no pueden reflejar.

Mercado en el centro de Bangalore (India)

Puestos de mercado improvisados, incluida sombrilla contra el Sol

Tuk-Tuks de transporte en el centro de Bangalore

Logo Iluminado

El logo se había quedado a medias. En Marzo hice el diseño de un objeto basado en el logo del blog y lo corté en láser (ver fotos aquí). Pero como todo proyecto que se precie, el asunto se quedó atascado y ni siquiera llegué a pegar las piezas. Tras adquirir cierta experiencia con tiras de LEDs, al fin lo he completado. He cubierto los agujeros de la caja cortada en láser con papel vegetal y he puesto una tira led RGB en el interior. Los LEDs se pueden poner en veinte colores distintos, aparte de blanco. La utilidad del resultado es nula, pero yo reivindico que tiene un gran uso decorativo ;-) ¡Y algo de luz da!

Vista superior con LEDs en blanco. Esta foto equivale a esta otra foto.

Vista frontal. Las zonas de color rojo más claro es donde están los LEDs

El color se controla con un mando a distancia

En teoría, la tira también se podría controlar desde un ordenador o microcontrolador

El papel vegetal sirve para difuminar la luz de los LEDs

La tira de LEDs se alimenta desde un enchufe normal y corriente

Al hacer el diseño de la caja, nunca pensé que acabaría poniéndole LEDs :D