Retiro

En mi caso, el principio del 90/10 se aplica al Retiro. El 90% de las veces que voy visito el mismo 10% del parque. Ese 10% es el paseo desde la Puerta de Alcalá hasta la Puerta del Ángel Caído pasando por el lago. De hecho, hasta hace unos días en un paseo con mis padres, nunca había estado en el Palacio de Cristal, al menos que pueda recordar. Me asusta pensar en la enorme parte del tiempo que uno ve una y otra vez lo mismo: las mismas calles, las mismas vistas, los mismos lugares. Al final uno acaba pensando que no hay nada más que eso, cuando en realidad a la vuelta de la esquina hay infinidad de sitios nuevos (u olvidados) por descubrir.

El Palacio de Cristal al atardecer

Dentro del palacio había una curiosa exposición de huesos colgantes

Los colores del otoño inundaban el lago delante del palacio

Apenas quedaba luz cuando llegué al monumento a Alfonso XII

Siempre había visto el monumento desde el otro lado del lago, pero nunca de cerca

Al anochecer, las barcas volvían al embarcadero

Sitges

Irse no es trivial. Admiro un montón a mis amigos que se han ido de Madrid, ya sea por trabajo o por lo que sea. Es cierto que yo también me fuí en su momento, pero fue un proceso paso a paso en el que la oficina internacional de la universidad de Darmstadt nos apoyaba mucho. Irse tal cual es una historia muy distinta. Creo que no se trata tanto de la distancia a la ciudad en la que uno ha vivido antes, sino simplemente que uno no se puede aferrar a nada ni nadie para resolver la infinidad de problemas que surgen. Aunque sí hay una gran ventaja de que mis amigos no se vayan tan lejos: que puedo ir a verlos a menudo, como hice la semana pasada :)

La mayoría de fotos que hice en este viaje a Barcelona y Sitges son retratos, así que solo pongo unas pocas que creo que son suficientemente anónimas.

En la playa de Sitges

Había un solo candado en la barandilla y resulta que de casualidad incluía a un Adri :D

Hacía un tiempo extraño entre calor y frío

Descanso

Los gimnasios siempre me han echado para atrás. Sin embargo, al final la salud de mi encorvada espalda ha podido con el recelo. En un momento de imprudencia, incluso he cogido la oferta de tres meses. Al menos es un gimnasio al que va gente normal y de todas las edades. Eso incluye al abuelo que levanta veinte veces el peso que yo. Lo mio es un show. Dice el monitor: "empezad con 5 kg a cada lado, y luego vais subiendo". En mi caso fue 5 kg, 2.5 kg, 1.25 kg, y finalmente ningún peso :D En esta semana he descubierto músculos que no había usado en la vida. Y de las agujetas ni hablemos. Ya solo tengo en mente una cosa: descansar lo que no está escrito!

Dormir es el mejor deporte

Hora

Nunca dejará de sorprenderme. En verano, aprovechamos que se hace más tarde de noche para cambiar el reloj de manera que sea aún más tarde. Y en invierno, aprovechamos que se hace más pronto de noche para hacer que sea aún más pronto. No se si se me escapa algo, pero se mire por donde se mire, creo que no tiene mucho sentido. Se podría decir que es para que en invierno haya luz más pronto. A lo que yo me pregunto: ¿de verdad a alguien le importa lo que pase con la luz a las ocho de la mañana? Lo que la gente suele hacer a esas horas se puede hacer tanto con luz como sin ella: ir al trabajo, trabajar... o dormir.

Este reloj delata el tiempo de exposición de la foto ;-)

Para mi gran asombro, hay gente que aboga por cambiar de zona horaria. Debe ser que lo del cambio horario no les deprime lo suficiente en invierno, y prefieren que se haga de noche otra segunda hora más pronto. Lo que faltaba :(

Tenerife

Jamás había buceado. Y no tenía ni idea de la cantidad de peligros que implicaba. Pero me dijeron que si me apuntaba a un viaje a Tenerife, así que no dudé :D A pesar de que mis éxitos bajo el agua fueron limitados, el viaje fue memorable. Me gustaría decir que la herida con la que terminé en el pie fue un rasguño tras una pelea con un tiburón a 40 metros de profundidad, pero me temo que fue más bien una roca a unos 30 centímetros :D Lo que más me gustó del manual de buceo fue el consejo en caso de realmente encontrarse con un tiburón: quedarse quieto y disfrutar la experiencia. Supongo que la experiencia de ser comido :D

La mayoría de las fotos que pongo a continuación son mías, pero algunas son de mis compañeros de aventuras submarinas. Las reproduzco con su permiso.

Aterrizaje en Tenerife con el Teide de fondo

El jardín de la casa en la que vivíamos tenía palmeras y platanos

De hecho, nuestro jardín estaba en medio de una granja de platanos :D

Aunque desde el jardín no se veía el mar, los atardeceres daban una luz impresionante

Todos los días cenábamos barbacoa: las ventajas de viajar con profesionales del tema

Pero no todo era carne: también había verduras...

... y pescado! Aquí pescado envuelto en hojas de platano antes de pasar por la barbacoa

Hicimos todas las inmersiones de mar desde un barco, pero reconozco que no fue este ;-)

Yo falto en esta foto de la GoPro: no pude bucear por un oído tapado :(

Acantilados de Los Gigantes: el tamaño relativo de las lanchas explica el nombre :D

Aquí me hice la herida en el pie, con una de esas rocas que se ven tan bonitas

El parque nacional del Teide me impresionó por su diversidad de paisajes

Al principio todo era tierra negra contrastando con árboles muy verdes

Cerca del Teide el color pasó a ser arenoso con rocas y arbustos

Y al final se transformó en un desierto de gravilla sin apenas referencias de escala